Evolución de la Propiedad Intelectual

Evolución de la Propiedad Intelectual

El Renacimiento del Norte de Italia se considera la cuna del sistema de propiedad intelectual, por lo que no puede decirse que el concepto sea nuevo. Una ley de Venecia de 1474 constituye el primer intento sistemático de proteger las invenciones mediante una patente, que otorgaba un derecho exclusivo a un individuo. En ese mismo siglo, hacia 1440, la invención de la imprenta con tipos móviles, por Johannes Gutenberg, contribuyó a la creación del primer sistema de derecho de autor del mundo.

A finales del siglo XIX, las nuevas formas innovadoras de fabricación contribuyeron a promover un movimiento de industrialización a gran escala, al que se sumaron fenómenos como el rápido crecimiento de las ciudades, la expansión de las redes ferroviarias, la inversión de capital y un aumento del comercio transoceánico. Los nuevos ideales del industrialismo, el surgimiento de gobiernos más centralizados y un nacionalismo más vigoroso llevó a muchos países a establecer sus primeras leyes modernas de propiedad intelectual.

Empezó también a arraigarse el sistema internacional de propiedad intelectual con dos tratados fundamentales sobre propiedad intelectual, el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial, de 1883, y el Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas de 1886.

A lo largo de su historia, la propiedad intelectual se ha basado en el principio fundamental de que el reconocimiento y la retribución de la titularidad de las invenciones y obras creativas es un estímulo para realizar nuevas actividades inventivas y creativas, y a su vez promueve el crecimiento económico. Ese proceso ininterrumpido, de problema a .conocimientos .imaginación .innovación .propiedad intelectual .solución en forma de productos mejorados y nuevas tecnologías, sigue siendo un poderoso impulsor del desarrollo económico.

Se sugiere que un buen sistema de propiedad intelectual constituye un elemento esencial para el fomento de la inversión extranjera directa (IED).

Por ejemplo, en la India se ha registrado un aumento sostenido de la inversión extranjera directa desde que se introdujo la reforma en materia de patentes y marcas a principios de los años 90. Esta tendencia fue incluso más acusada en el Brasil, donde se registró un aumento extraordinario de esas inversiones tras la promulgación de una nueva ley de propiedad industrial en 1996 (de 4.400 millones de dólares en 1995 a 32.800 millones en 2000).

La tendencia de las empresas a patentar sus invenciones ha aumentado igualmente en todo el mundo, en particular en el Japón, los Estados Unidos de América y Europa. En el Japón hicieron falta 95 años para llegar a la cifra de un millón de patentes concedidas, mientras que en sólo 15 años se duplicó esa cifra. Las solicitudes de patentes aumentaron también en los países en desarrollo.

Comments Closed